dimarts, 13 de juliol de 2010

Si ens creiem un fet...el fem real encara que no ho sigui...

Ja he fet alguns posts sobre la credibilitat humana...sense anar més lluny, l'anterior post parlava sobre la falsa creença que els nens a les ciutats dibuixen pollastres envasats.

El 12 de Juliol (2010), a la contra de la vanguardia, van entrevistar a un científic que acabava d'escriure un llibre sobre mites científics que la gent es creu, pel motiu que sigui, en aquest cas pq suposadament "està demostrat cientificament".

De fet, desmonta un mite que sempre he trobat molt sospitós però que semblava que tothom creia...el de ficar una cullera a la boca de l'ampolla pq no perdi el gas...

Aquí va l'entrevista:


Disfrazado de ciencia

El salto del mito al logos, allá por la Grecia antigua, desembocaría en el racionalismo de la ilustración y, acto seguido, en la ciencia. Pero si convertimos la ciencia misma en mito-cambio sacerdote por científico-, comulgaremos con ruedas de molino: mitos que alguien bendijo susurrando que esoestá científicamente demostrado”, y ya no nos molestamos en comprobar, o preferimos cómodamente creer a rebatir. Por eso es de agradecer que un científico duro como Daniel Closa se entretenga en desenmascarar algunos en su libro 100 mites de la ciència (Cossetània). Por cierto, adelanto que la investigación de Closa en regeneración de tejido pulmonar nos reportará pronto una alegría.

Tengo 48 años. Nací en Cornellà y vivo en Barcelona. Soy doctor en Biología, investigador del CSIC y director del grupo de investigación del Institut d´Investigacions Biomèdiques de Barcelona. Estoy casado y tengo dos hijas, Laia (16) y Anna (14). Soy racionalista y ateo.

Ya muerto, ¿seguirán creciéndome uñas y pelo?

Es un mito. Es falso. Tu cadáver se deshidratará, retrayéndose la carne de dedos y cabeza, y por eso uñas y cabellos parecerán más largos

Una cucharilla en el cuello de una botella de cava destapada ¿conservará el gas?

¡Otro mito! Una vez abierta la botella, su gas escapa. Sólo conservas el gas que queda si vuelves a taparla herméticamente.

En mi nevera tengo una botella con cucharilla

Adoptamos el mito sobre nuestra propia percepción: preferimos creer a dudar.

Un cactus frente a mi ordenador ¿interceptará sus radiaciones dañinas?

El cactus recibe las mismas radiaciones que usted, no va a librarle de nada.

Si tomo mucha vitamina C, ¿me protejo de resfriados?

La vitamina no se acumula: si no la necesitas, la orinas. La vitamina C es útil en la síntesis del colágeno en las fibras musculares (por eso su carencia provoca escorbuto), nada más. Otro mito: “El frío nos resfría”.

¿Y no?

No: lo que te resfría es un virus. Los virus están siempre alrededor, y felizmente se quedan pegados a nuestras mucosidades, que células ciliadas arrastran, hasta expulsarlas o tragarlas, y así muere el virus. El frío ralentiza a esas ciliadas: ¡eso da más ocasión a los virus para entrar en tus células!

Cárguese otro mito popular.

“La resaca alcohólica se rebaja con más alcohol”: ¡qué excusa! Los metabolitos del alcohol (acetaldehído), intoxicantes, se diluyen en agua: contra resaca, ¡hidratación!

Otro: leí que puedo cocer un huevo con un par de teléfonos móviles

La longitud de onda de los móviles, además de ser muy inferior a los 2.500 megahercios del microondas, es dispersa, no focalizada. Inténtelo: ¡comerá huevo crudo!

¿Quién urde estos mitos científicos?

El de los móviles fue una broma por internet: su autor, Charlie Ivermee, fue el primer sorprendido por la credulidad de la gente.

Señáleme otra creencia popular.

Nacen más bebés en luna llena”. He revisado estadísticas: ¡es mentira! Más probable es que aquí nazcan más bebés nueve meses después de una victoria del Barça…

Otro: “Varios planetas alineados provocarán cataclismos en la Tierra”.

El efecto de una alineación de planetas es despreciable, este es un cálculo simple.

Cíteme algún mito muy extendido.

“El agua en un desagüe gira en sentido distinto según estemos en el hemisferio norte o sur”. Funciona para las borrascas, por ser a gran escala. Pero a escala del desagüe de una pila, ¡no!: dependerá de la forma de la pila, de cómo caiga el agua, otros factores…

Desmonte algún otro mito que todavía sea muy popular.

El del hierro de las espinacas.

¡Popeye nos enseñó que sí tenían!

Tras un incremento de anemias entre niños norteamericanos, las autoridades inventaron a Popeye: decidieron que comiese espinacas al ver en un libro que contenían un 0,03% de hierro… ¡Pero era un error de imprenta del libro!: sólo contienen un 0,003%.

¿Qué debería haber comido Popeye para meterse mucho hierro, pues?

Un hígado con perejil. O carnes rojas. O lentejas con arroz.

Señale ahora un mito pintoresco.

Mao afirmó que si todos los chinos saltasen a la vez, ¡alterarían el eje de rotación terrestre! Todos los chinos juntos pesan la diezbillonésima parte del peso de la Tierra: si saltasen a la vez… ¡equivaldría al salto de una mosca sobre un transatlántico!

¿Hay algún mito que resulte peligroso?

Tanto como eso, no…, ¡pero no necesitas beber dos litros de agua al día!: la mayor parte de esa cantidad de agua la ingieres al comer, pues todos los alimentos contienen agua.

“La dieta vegetariana es la más saludable”. ¿Mito o ciencia?

La dieta más sana es… la equilibrada. Así, una dieta omnívora equilibrada es más sana que una dieta vegetariana desequilibrada. Sí es cierto que el vegetariano suele ser más cuidadoso con su dieta…

Más mitos: “Si te arrancas una cana, te salen otras siete”.

Falso: la cana sale cuando le toca salir, y si ves más es porque estás alerta para verlas.

¿Un susto podría encanecerme el pelo?

Un fuerte estréspuede provocarte caída súbita de cabellos (alopecia areata difosa),y siendo los pigmentados más débiles que los canosos, caen antes: quedan los canosos, y parecería que la cabellera ha encanecido

Un implante de silicona ¿puede estallar en un avión en vuelo?

¡Estallarían también botellines de plástico y bolsas de cacahuetes! El cambio de presión en cabina es similar al de una cima del Pirineo, ¡y ahí no estallan pechos de silicona!

O sea, que Ana Obregón puede subir al Aneto tranquila.

Otro mito universal que vengo oyendo desde niño: “Usamos sólo el 10% del cerebro”. ¡En tal caso, ya nos hubiésemos extinguido!

¿Y es falso también que los hombres pensamos en sexo cada siete segundos?

¿Cómo se mide eso? Indemostrable. Aunqueparece que los hombres piensan más en sexo que las mujeres… ¿Será porque ellas piensan en qué hacer con un óvulo por mes… y nosotros con 600 millones de espermatozoides por semana?

1 comentari: